jueves, 24 de noviembre de 2011

Gatos en política

Querid@s amig@s,

La gata Rosa, de Montevideo, me ha enviado esta entrevista en el que el director nacional de Políticas Sociales en el Ministerio de Desarrollo Social (Mides) en Uruguay, Andrés Scagliola, hace pública su homosexualidad.

Harías como el gato Andrés Scagliola y dirías que eres gay si ocupases un puesto político tan alto a nivel nacional? Os dejo pensar... :)

Gato Periodista


El director nacional de Políticas Sociales, Andrés Scagliola, decidió hacer público que es homosexual. Por diferentes razones, no muchos en Uruguay han tomado una decisión como esta. En el ambiente político es algo inédito. Scagliola contó en No toquen nada qué lo llevó a tomar esta decisión y también criticó al gobierno por no darle la prioridad que necesita este tema.
Publicado el: 15 de noviembre de 2011 a las 11:59 por:
Redacción 180



Andrés Scagliola es doctor en ciencia política, militante de Asamblea Uruguay y desde hace un año y medio es director nacional de Políticas Sociales en el Ministerio de Desarrollo Social (Mides). A continuación reproducimos la entrevista realizada por Joel Rosenberg y Ricardo Leiva en No toquen nada (Océano FM), el viernes 11 de noviembre.


Joel Rosenberg:¿Cuánto tiempo meditaste esta decisión?
Esto es algo que uno tiene siempre presente, pero desde el 1 de marzo de 2010, cuando llegué a la dirección de política social del Mides, sabía que en algún momento lo iba a decir. Primero quería demostrar que valía en otros aspectos de mi vida y que el ser gay es un aspecto más, como lo es para cualquiera su sexualidad. Hemos hecho un trabajo que se ha visto y llegó un momento en el que tenía que ser fiel al joven que fui. Cuando yo era adolescente hubiera querido también este tipo de señales y que me dijeran que ser homosexual no era una enfermedad, que combatir el deseo no está bueno. Quería dar coherencia a los tres espacios en los que uno se mueve: el propio; el de la familia, amigos y entorno laboral; y este espacio público en el que me muevo del debate político, que necesita ser dinamizado.


JR: ¿Lo hablaste con alguien en especial, algún referente político?
Lo hablé con la familia, con los amigos y con mucha gente en el trabajo. Nosotros en el Mides empujamos políticas sociales con perspectiva de derechos humanos y estamos trabajando en acciones afirmativas para combatir discriminaciones de todo tipo. Plantee en ese entorno de gente si teníamos coraje en ir para adelante y decir esto. Y también hablé con el que para mí es principal referente político que tengo, que es Danilo Astori y me dio todo su respaldo en un mensaje que atesoro, porque eso habla de su calidad humana. También hablé con Daniel Olesker, que es mi referente inmediato en el trabajo y me dio su respaldo.


JR: ¿Estás feliz por dar este paso?
Sí, estoy feliz por dar este paso, por haberlo hecho público y creo que no se podían haber dado mejores condiciones para hacer una movida como esta. La felicidad en la vida tiene que ver con la libertad y el no poder expresar abiertamente determinadas cosas en público coarta esa libertad. Por eso, este paso me hace más feliz a mí, a mi familia y amigos.


Ricardo Leiva: Hablas de dinamizar el debate político, ¿Cuál es tu diagnóstico para afirmar eso?
Uruguay vive en una cultura de tolerancia y clausura. Es algo así como “toleramos a quienes tienen otra orientación sexual, pero que lo hagan en lo privado o que vayan a sus propios boliches”. Ese tipo de cultura se parece a lo que estaba en práctica en el ejército de Estados Unidos. Aquello de “yo no pregunto y tú no digas”. Bueno, el ejército de Estados Unidos terminó con esa doctrina y el Uruguay no tiene que seguir con esa doctrina. Esa es una de las discriminaciones más potentes, porque no es que te increpen directamente. Es una cuestión ambiental que oprime, reprime y evita expresar la diversidad. Alguna vez dije que soy frenteamplista de nacimiento y alguna gente se molestó, pero es así. Ya cuando nací mi familia era frenteamplista y estaba todo encaminado hacia ese lugar. Por tanto siento un compromiso de lucha con la libertad y la igualdad. Y quiero que el Frente Amplio también reafirme su compromiso.


JR: ¿Cómo está el Frente Amplio con ese compromiso?
Yo no lo veo bien parado. Creo que el Frente Amplio no le está dando la prioridad que deberían tener iniciativas como estas o como debería tener la legalización del aborto. Todavía tenemos una cultura muy centrada en que la desigualdad es la de la distribución de la riqueza, que por supuesto es relevante, y por eso trabajamos día a día para modificar eso. Ahora, cuando no se reconocen otras desigualdades, étnico racial o la que sufre una persona discapacitada, lo que estoy haciendo es reproducirlas. Creo que podríamos ir más rápido y no sólo con pasos que sean sancionar leyes. Para que los cambios sean sustentables tiene que haber pedagogía. El Frente Amplio no da esa parte como fuerza política. Yo desde hace tiempo vengo escuchando y leyendo cosas. He leído las últimas declaraciones de un diputado del Partido Nacional y no veo que el Frente Amplio salga a debatir con esas intervenciones.


RL: Supongo que te referís a Gerardo Amarilla (PN), que dijo que la Asociación de Psiquiatría estadounidense quitó a la homosexualidad de la lista de enfermedades "por una votación muy reñida", y que "sin embargo, hay psiquiatras que sostienen clínicamente que la homosexualidad es una enfermedad y una desviación de la personalidad".
Sí, me refiero a esas afirmaciones. También en algún momento se lo vinculó a la promiscuidad directamente. Yo, que no soy especialista y no soy psiquiatra, le quiero decir al diputado Amarilla que no solo se dio esa votación en el año 73 en la Asociación Americana de Psiquiatría. También se hizo una en el 76 y hubo otras dos en la Academia Americana de Pediatras y la Asociación Psicoanalítica Americana en el 2002. Y para resaltar a nivel mundial, la OMS quitó a la homosexualidad de la lista de enfermedades en el año 91. O sea que, 20 años después no se puede traer un debate que ya caducó.


JR: Vos decís que el Frente Amplio no toma estos datos que vos tenés y no discute con Amarilla, ¿eso es lo que ves?
La deja pasar. En el espacio público vemos comunicados de organizaciones, en general Ovejas Negras intenta dar ese debate. Pero no hay un debate desde los propios parlamentarios para deslegitimar este tipo de afirmaciones. Para las personas que tenemos una orientación sexual minoritaria, este tipo de afirmaciones representan calumnia. Que afirmen que esto es una enfermedad realmente impacta en la vida de las personas.


JR: Nos llegan mensajes y muchos oyentes te felicitan por la elección, pero dicen también si esto se puede tomar como un movimiento político.
Esto es claramente un movimiento político, es un acto de militancia. En ese proceso de reflexión que hice estuve mirando otros casos en el mundo, porque en Uruguay es inédito. Y está el caso de un político Catalán que lo dijo en plena campaña electoral y le decían que lo hizo por un interés electoral. Si esto fuera así, mucha más gente hubiera salido a decirlo. Habría que preguntarse por qué no sale nadie, por lo menos, en el ámbito del gobierno y de los parlamentarios.


JR: Tu familia y amigos saben, ¿pero cómo nos movemos los demás en la sociedad cuando no sabemos? Eso te debe pasar a diario, porque a la estupidez y al humor chabacano en la oficina lo tenemos incluido.
Eso es parte de la discriminación ambiental. Es algo que te hace mal, pero cuando uno está firme en sus convicciones, también piensa que muchas afirmaciones son producto de la ignorancia. Mucha gente asocia la homosexualidad a estereotipos y uno siente que hay mucho por hacer. Si sos homosexual, sos débil y tenés que demostrar que no es así.


JR: Lo dijiste recién “esto es un movimiento político”, sabés que ahora pasás a ser un referente en el tema, porque estás en el gobierno y tenés una mirada crítica, o sea que va a ser una nueva etapa de tu vida política.
Bueno, vamos a ver, esto es bastante inédito. Yo no pretendo transformarme en el referente del movimiento LGBT. Hay un movimiento colectivo muy potente. La marcha de la diversidad es esa expresión. Las luchas de los movimientos afrodescendientes y de las personas con discapacidad son todas luchas igualitarias. Esto simplemente pretende ser un aporte. Pero también tengo muy claro que con ese respaldo político que mencionábamos hoy, tanto de Danilo como de Daniel, y con un entorno familiar que está sosteniendo, quizás esta movida que hago hoy es la menos difícil. Las difícil es la de cada día, la de gente que vive situaciones de discriminación y sale adelante con fe en ellos. Creo que frente a esa infelicidad hay que poner la felicidad de ser quien uno es. Estoy absolutamente feliz de sentir que estoy haciendo una contribución a que cambie este país en un sentido positivo, que insisto, creo que hemos dado algunos pasos, pero queda mucho por hacer.


miércoles, 12 de octubre de 2011

Día Internacional de Salir del Armario

Ayer, 11 de octubre fue el Día Internacional de Salir del Armario. Afortunadamente, conceptos como salir del armario son hoy en día, en la humilde opinión de este autor, bastante antiguos. Actualmente, la sociedad LGTB entiende que conceptos como autoaceptacion, igualdad, diversidad sexual, etc... son mucho más importante. En cualquier caso: feliz día (con retraso)! y espero, amig@s gat@s, que salidos o no del armario, no olvideis nunca aceptaros. Un maullido!

Gato Periodista

Salir del armario o salir del clóset (más frecuente en América) es un modismo que, aplicado a las personas significa: «Hacer de manera voluntaria y pública la declaración de su homosexualidad».

Es un día internacional para tomar conciencia sobre la importancia de salir del armario y discutir temáticas relacionadas con los gays, lesbianas, bisexuales y transgénero (LGBT). Se celebra el día 11 de octubre por miembros y partidarios de las diferentes comunidades de LGBT.

Los participantes son animados en este día a usar los símbolos del orgullo gay, como el triángulo rosa, la letra griega lambda y arcoíris, en sus joyerías y sobre sus ropas para demostrar su presencia en todas las condiciones sociales, todas las edades y todos los grupos étnicos, contribuyendo a que la sociedad sea más abierta sobre ser diferente en su vida diaria.

El día fue implementado por el Dr. Robert Eichberg y Jean O'Leary en 1988, en conjunto con la celebración de la Segunda Marcha por los Derechos de Gays y Lesbianas, que tuvo lugar en Washington DC, Estados Unidos y donde acudieron más de 500.000 personas para pedir la igualdad de derechos. Los eventos del National Coming Out Day son usados para concienciar a la población general sobre las comunidades LGBT y en un esfuerzo de brindarle una cara más familiar a los movimientos de derechos LGBT.

Hasta finales del siglo XX era común que las personas no salieran del armario sino después de su emancipación familiar, es decir, hasta dejar de vivir con los padres y depender de ellos económicamente.
Hoy en día, muchos gays y lesbianas están saliendo del armario en la adolescencia, aunque no todos son aceptados por sus familias.

Estudios publicados en el 2007 muestran que casi la mitad de los muchachos que viven en la calle en EE UU son gays, ya que los padres los echaron de casa cuando se enteraron de su orientación sexual. No existen hasta el momento estudios similares en países hispanohablantes.

Fuente: César Rolando Sequera Núñez

jueves, 29 de septiembre de 2011

Jóvenes y diversidad sexual

Hola gat@s!

La periodista Marta Nebot pregunta a jóvenes espanoles sobre su opinión acerca de la diversidad sexual.

Gato Periodista

lunes, 12 de septiembre de 2011

Bodas gay en el ejercito argentino

El programa argentino "Duro de Domar" hablan de bodas gatunas dentro del ejercito. Deeeeentroooo deeeel ejeeeeercittoooo?? no pueeeede ser!!! Pues si, puede... para reiros un rato, gatines!

Gato Periodista



jueves, 25 de agosto de 2011

Sigur Rós y una bella historia

Hola gatines,

Este es un video musical del grupo islandés Sigur Rós en el que cuentan la historia de dos gatitos enamorados. Muy bonito :)

Gata Madre


miércoles, 17 de agosto de 2011

Ex-lideres de asociaciones homófobas piden perdón

Hola gatines!
Mirad que testimonios más curiosos: estos gatos habían pertenecido a grupos homofóbos y habían menospreciado a los gatos LGTB diciendo cosas como que la homosexualidad, transexualidad o bisexualidad pueden cambiarse con ayuda de métodos ridículos: metiendo a Dios de por medio, etc. Vamos, que eran los típicos cantamañanas que llenan la cabeza a la gente con memeces como que si rezas mucho y te esfuerzas, te volverás heterosexual por arte de magia o de divino encantamiento.
Lo que ellos no decían era que ellos mismos también eran gays y lesbianas. Y que, muy a pesar de todos los métodos sobrenaturales al estilo Harry Potter que usaban para negar su propia realidad, seguían siendo gays. Pero que muy gays!
Años después piden perdón por mentir, manipular, engañar y llevar a la gente al agujero oscuro y sin fondo de la auto-sugestión y el odio hacia uno mismo.
Pese a la repugnancia que me produce la gente que niegan que la no-heterosexualidad es una condición genética más, y usan la homofobia para manipular a otras personas; no dejo de sentir cierta lástima por individuos que, tras años de felicidad perdidos, se dan cuenta de su error. Y no es menos verdad que admiro a quienes son capaces de reconocer sus errores y hacer lo posible para corregirlos y que hacer que no vuelvan a pasar.
Video de obligada visión! con subtítulos en español.
Gata Madre

martes, 2 de agosto de 2011

Silvia

No dejo de aranar cosas de la ilusión que esto me hace: ya hemos llegado al video-testimonio 25!! un cuarto de centenar de gat@s ya nos han contado sus experiencias... y eso que apenas estamos calentando!
Bueno, aquí os presento a la gata Silvia, que vive en Barcelona (Espana). Ella nos cuenta que nació gato y que le costó muchos anos que la sociedad la considerara gata, o sea toda una senora gata :) No os lo perdais!

Gata Confesora

martes, 12 de julio de 2011

Orgullosos del Orgullo Gay

Os paso un video de opinión del periodista espanol Inaki Gabilondo que habla sobre las celebraciones del Orgullo Gay. Muchos otros periodistas han hablado sobre el tema en estos dias, pero Inaki parece que de verdad entiende el significado de la fiesta. Recomendadisimo!!!

Gato Periodista

lunes, 4 de julio de 2011

Tu Vida Va a Mejorar ganadores!!!


Hoy el Callejón está de fiesta contínua!!! Tod@s l@s gat@s de Tu Vida Va a Mejorar hemos ganado el segundo premio Triangle Rosa 2011 que entrega el Col.lectiu gai de Barcelona (Espana)!!! Y ha sido por nuestra lucha contra el bullying homofobo y los suicidios de jovenes gatos LGTBI!!!  Pero esto es solo el principio, tod@s tenemos que seguir  peleando por muchos gat@s que nos necesitan ahí afuera! Mirad el video, el gato Sergio, que dirige TVVM sale a maullar un discurso :)

Gata Madre

viernes, 1 de julio de 2011

Perros con sotana

Gatas y gatos!
Cuidado con el perro Ratzinger!! Que anda suelto y sin bozal!!
Gato Periodista


 


“No he venido a hablar ni de política ni de economía. He venido aquí a hablar de espiritualidad”, aseguró Benedicto XVI nada más pisar tierra africana. “Primum vivere, deinde filosofare”, advertía Aristóteles.

Primero, vivir, tener al menos el estómago lleno; luego filosofar. El Papa no parece partidario de la lúcida reflexión de Aristóteles, al fin y al cabo un filósofo pagano, debe de pensar, nacido más de trescientos años antes que Cristo.
En la África de la miseria, del hambre, de la ausencia de una red sanitaria y escolar mínima, donde malviven millones de seres humanos y donde millones de niños mueren sin llegar a la adolescencia; en la África donde la única esperanza de la inmensa mayoría de sus hombres y mujeres es huir como sea para encontrar –lo que es dificilísimo- un lugar al sol de la abundancia; en la África donde el sida arrasa y mata con facilidad a muchos de sus habitantes, el jefe máximo de la Iglesia católica dice que él no habla de política ni de economía, sino de espiritualidad. Y para empezar, su espiritualidad la mide prohibiendo, una vez más, el uso de condones, siquiera para frenar o recortar la pandemia del sida.

Obsesión rastrera¡Qué obsesión tan infame, ciertamente rastrera, la de tantos clérigos, obispos, arzobispos, cardenales y, por supuesto, el Sumo Pontífice de la sotana blanca, en torno al sexo! ¡Qué vergüenza estar siempre dándole vueltas a la noria del sexo, condenándolo, a la defensiva, buscándole su supuesta maldad congénita! ¡Qué obscenidad priorizar en África lo que la cúpula católica entiende por espiritualidad y dejar de lado la política y la economía! Ésas son las dos palancas que debieran ser utilizadas en el continente africano para que la situación cambiara no para bien totalmente y África dejara de ser un infierno –ese infierno sí que existe-, y se convirtiera en un lugar para que florezca la vida y no para que emerja la tragedia de la muerte.

El inquisidor del siglo XXPero Benedicto XVI –antes llamado, cuando ejercía de inquisidor del siglo XX, Joseph Ratzinger- no sólo le preocupa de los africanos que se pongan condones. Por cierto, ¿cuántas veces, señor Ratzinger, Cristo condenó los condones u otras formas de evitar la procreación? También le inquieta que las misas católicas celebradas en África, así como otros oficios religiosos, estén impregnadas de restos de las antiguas religiones africanas y, por consiguiente, no sea “dignas”. Relevante cuestión, importantísimo problema. Al jefe del teocrático Estado Vaticano le molesta que las misas africanas tiendan a ser exuberantes. Dice el Pontífice: “Estas celebraciones son festivas y alegres, pero es esencial que la alegría demostrada no sea un obstáculo para entrar en diálogo y comunión con Dios”. ¿Pretende el señor Ratzinger ponerle, eso sí, condones a la alegría? ¿Cree el Papa que Dios sí rompe el diálogo con los africanos que, evocando su pasado religioso, se muestran alegres en demasía? ¿Le parece mal –todo lo que no controlan les parece a ustedes mal- que las viejas creencias africanas se mezclen con la liturgia de las misas traídas por los colonizadores? O sea, por los expoliadores de África, al margen, claro, de miles y miles de misioneros y misioneras beneméritos y entregados a hacer el bien a los africanos.

Mandamases de la carcunda¡Menudo Dios se han inventado ustedes, los mandamases de la carcunda, los que están más pendientes de los condones que de salvar a la gente del sida, los que siguen anatemizando la homosexualidad, las células madres, la muerte digna o la eutanasia, el aborto reglado, el divorcio, sea o no exprés! En África dicen que no hablan de política, pero en sus púlpitos y sus copes no hacen otra cosa que hacer política, apoyando a la derecha y maldiciendo a la izquierda. Recuerdan sobre todo, a los escribas y a los fariseos, sepulcros blanqueados, que decían una cosa y hacían la contraria. Usted, señor Ratzinger, es el hombre que en nombre de Dios, se atreve a condenar los condones y a perseguir la alegría. He aquí su retrato. Estremecedor.

Fuente: El Plural.

martes, 21 de junio de 2011

Sergio

El gato Sergio es de Barcelona y hoy se ha pasado por el Callejón para contarnos su vida.

Gata Confesora

domingo, 19 de junio de 2011

Testimonio escrito (V) - Carlos (Méjico)

Antes de leer este testimonio, os pido que respiréis hondo agarréis las zarpas a la silla… Todos los gatos del Callejón estamos sobrecogidos e indignados. Todos los gato estamos contigo, Carlos y maullamos a tu lado!

Gata Confesora



Me llamo Carlos y tengo 14 años y bueno a pesar de que aun soy adolescente ya experimenté todo lo que significa ser diferente y sus consecuencias.
Yo vivo en México. Aquí todos esperan demasiado de ti, y cuando eres diferente todo se vuelve muy difícil, por esos típicos comentarios de “ya cuando tengas esposa y tengas hijos, serán tan felices” o “tú serás el Hombre de la familia”.

La mayoría de la gente no da demasiada importancia a comentarios así porque para ellos es lo "normal" pero yo sí le daba mucha importancia. Me daba miedo que todos esperaran tanto de mí.

Yo siempre supe que era diferente! A los 12 años que me di cuenta de lo que me diferenciaba de los demás gracias a una novia que tuve, con la que no me sentía nada cómodo ni sentía ningún tipo de atracción. Entonces fue cuando descubrí que en efecto era gay. Pero mucho antes de aquello, antes de que yo mismo supiera que era gay, ya tenía que aguantar los insultos de mis compañeros de escuela.

Mi historia empieza cuando entré a tercero de primaria. Tenía entonces alrededor de 7 años. Era el chico nuevo y pues y al principio no tenía amigos hasta que me junté con un grupo que principalmente eran niñas. Y por esa razón, ya en la escuela empezaron los insultos tan hirientes como: gay, marica, niña, etc.. Al parecer nunca lograron aceptar mi decisión de que mis amigas fueran niñas. Con esos insultos continuos, consiguieron que mis 6 años de escuela primaria fueran horribles.

Más tarde, en la secundaria los comentarios hirientes fueron bajando y parecía que las cosas iban ya mejor. Pero al llegar a segundo curso, cuando tenía 13 años , todo cambió. Había un muchacho con muchas influencias entre los otros alumnos, un cabecilla, que me odiaba tremendamente. Nunca llegué a entender porque me odiaba tanto! Quizás porque al parecer su familia era muy conservadora o algo. De hecho, nunca llegamos a conocernos realmente, pero parecía obsesionado conmigo. Recibía mensajes a facebook y a mi iPhone desde su número en los que me insultaba y me amenazaba con que me matarían por ir en contra de la naturaleza. Me decía que ya tenían todo planeado que tenía a gente esperándome fuera de mi colegio con martillos, cadenas, palos y ladrillos. Yo leía e inmediatamente borraba esos mensajes, nunca pasaba por mi mente denunciarlo en facebook, pero sí recuerdo todo lo que decían esos mensajes, probablemente el más significativo sea este

“Jotito ya ves que esto no es broma! más te vale cambiar si no quieres que esos martillos terminen con todo tu cuerpo! o si no cambias yo mismo me encargo de que mueras! tú no estás bien! la gente como tú me da asco, van en contra de la naturaleza! y es necesario terminar contigo! más te vale no contarle de esto a nadie si no quieres que tu familia también se vaya al infierno contigo! eres despreciable, seguro cambiarás con unos golpes, verdad? no importa dónde te escondas sabes que te encontrarán! y yo especialmente planeo dejarte en coma! a ver si así cambias, cabrón! espero te haya gustado el show de armas que viste ayer! porque cuando te veamos verás muchas más!”

Nunca llegué a decirle a nadie porque amenazaba con ir a por mi familia, y eso me asustó demasiado. Además, no encontraba la ayuda! me sentía tan solo y tan asustado que no le decía a nadie de mis problemas

Nunca creí que las amenazas llegarían a ser verdad , pero si lo fueron. Siempre lograba escabullirme después de la escuela para que no me hicieran nada, y pues lo logre, hasta que un día no me escapé bien. Al salir del colegio, me encontraron cuando pasaba por una calle solitaria y me dieron la golpiza de mi vida.

Lo próximo que recuerdo es que desperté en el hospital. Había estado tres días en coma. Los doctores me dijeron que con una cadena me rompieron el cráneo y dañó seriamente mi cerebro! también me dijeron que tuve un derrame cerebral, además de muchos moretones y raspones.

Mis padres al enterarse se querían morir de la impotencia! Denunciamos los hechos a la policía pero no teníamos pruebas a parte de mi palabra contra la de ellos! El caso tampoco salió en las noticias, así que solo era un herido más en el mundo. Después de eso, me vi obligado a cambiar de escuela, perdí a todos mis amigos, pero al menos nunca más volví a ver a aquel chico.

Lo que no podía entender era porque tanto odio, estando en el hospital yo solo quería morirme para ya acabar con la sensación continua de miedo. Después de mi recuperación me llevaron a un psicólogo y me diagnosticó que tenía depresión! así que aparte del maltrato físico, mi mente también estaba hecha un desastre!

Pero durante mi depresión encontré la campaña It Gets Better Project. Yo soy bilingüe, así que pude ver los videos y entender lo que decían. Eso me hizo sentir mucho mejor al saber que no estaba solo. Poco después encontré la versión española, Tu Vida va a Mejorar y fue de lo mejor! porque estos dos factores me sacaron de depresión al saber había gente que había pasado lo mismo que yo y que no estaba solo!

Inmediatamente perdoné a todas las personas que me odian y ahora es su problema porque a mí no me importa, porque ser gay no es algo por qué avergonzarnos. Actualmente ya estoy en tercero de secundaria y las burlas siguen y siguen pero realmente ya no es mi problema porque estoy en paz conmigo mismo y soy feliz con lo que soy!

Mis padres ya lo saben, y hasta punto siempre lo supieron, y realmente no les importa porque solo es una orientación y no porque sea gay, voy a dejar de ser su hijo. Recuerdo cuando se los dije: fue en mi 14 cumpleaños, obviamente me preguntaron qué obsequio quería por ser mi cumpleaños y yo les dije que su aceptación! ellos confundidos preguntaron por qué? y ya les dije lo de soy gay! fue un momento tan gracioso, porque cuando les dije, ellos rieron y dijeron que ya sabían! y que estaba muy bien! que para ellos no soy gay, para ellos soy su hijo! y lo demás no importa

Con certeza y toda la seguridad siempre digo que tu vida va a mejorar porque no importa cómo te encuentres! Siempre habrá gente preocupándose por ti

Ser gay es el sinónimo exacto de fortaleza! Porque si la sociedad supiera por todo lo que pasamos, se callaría y empezaría a hacer algo. Aunque no siempre hay que dejar todo a la sociedad, si quieres un cambio empieza por hacer tu parte.

Ahora entre mis planes esta terminar mi educación, quiero ser doctor! Claro siempre es importante el amor! me encantaría irme a vivir con un chico y formar una familia, no importa lo que la sociedad actual diga! y planeo hacerme también activista! quisiera empezar a hacer mi lucha en contra del bullying, quizás trabajando con It gets better Project o con Tu vida va a mejorar.

miércoles, 15 de junio de 2011

Eva

La gata Eva nos confiesa la historia de cómo se encontró a sí misma en este mundo de perros. Escuchadlo! vale la pena oír todo lo que dice!

Gata Confesora




martes, 7 de junio de 2011

Testimonio escrito (IV) - Andrés (Espana)

El gato Andrés quiere contarnos sus andaduras por Granada en este simpatico testimonio! Saludos de Gata Madre, Gato Andrés! :)



Gata Confesora



Queridos y gatunos amigos:

Hace mucho tiempo que le prometí a la GATA MADRE, mi testimonio por escrito para todos vosotros, ciertamente debo de ser un gato de poca palabra, porque he tardado muchísimo en hacerlo, aunque más vale tarde que nunca, como se suele decir, aunque eso no me excusa de mi dejadez…

Lo primero que tengo que hacer es presentarme, mi nombre es GATO ANDRÉS, aunque haciendo un chiste fácil, os diré que como nací el día 26 de Abril (San Isidoro) si mi madre me hubiese puesto el nombre por el calendario, ahora me llamaría ISIDORO, EL GATO… ¡Cómo el de los dibujos animados!



Y os escribo desde mi rincón en GRANADA, no os esperéis grandes cosas de mí, porque hay un refrán que dice: “Los rincones para los gatos, y las esquinas para los guapos” –por eso digo que escribo desde mi rincón, no desde mi esquina…

¿Por dónde empiezo? La GATA MADRE quiere que este sea un testimonio que ayude a los gatos cachorros y adolescentes a ser libres, a no ser atormentados por nadie, a vivir en libertad, con madurez e ideas claras sobre su “ser gatos” (es decir, sobre su homosexualidad)…

Lo primero que tenéis que tener muy claro, es que por nada del mundo os podéis sentir culpables por lo que sois, porque habéis nacido así, lo mismo que yo puedo tener los ojos marrones, medir un metro setenta y cinco, tener cierta propensión a la barriguilla cervecera o ser de pelo castaño, pues ser gato es lo mismo… forma parte de ti, y no te preocupes por ello, no hay argumento en el mundo por el que nadie pueda condenarte por ser rubio ¿verdad?, pues no dejes que nada ni nadie encuentre argumentos, peor aún, te convenza o te haga daño por ello, para decirte que “ser gato” es algo malo, y huye como gato del agua, haciendo “fú, fú, fú…” de todos aquellos que quieran hacerte ver lo contrario (ni padres, ni profesores, ni amigos, ni tu iglesia, tus líderes religiosos… entiéndelo bien, esta es la primera piedra para ser un gato feliz, a NADIE le concedas potestad sobre tu vida para decirte si eres bueno, o malo, o así, o asá…).

Tienes que estar preparado, mucha gente no entiende que haya gatos en el mundo, y van a intentar convencerte de las teorías más absurdas para hacerte creer que ser gato no es lo normal, y que si eres gato es porque algo ha fallado en tu vida: Te dirán que es por culpa de un padre ausente, o de una madre sobre protectora, o porque fuiste abusado sexualmente en la infancia, o porque tu padre era alcohólico…

Hay otra cosa para la que has de estar preparado, o si no te engañaría y te mentiría, que es el desprecio, la falta de respeto, los ataques, los insultos, etc… de todos aquellos que odian a los gatos, estos son la minoría, ya que la mayor parte de la gente que odia a los gatos se debe a que no los conocen… pero tú no tienes que hacerles caso, en absoluto, no dejes que eso te afecte, hay una frase, muy buena, de una gata llamada SUSANITA (amiga de otra gata, llamada MAFALDA, muy famosa en ARGENTINA) en la que, ante un insulto, respondía con humor: “Los cheques de tus insultos no tienen fondos en el banco de mi ánimo” Y así es como debe ser, no sólo no permitas que los insultos y las provocaciones te afecten, menos aún “entres al trapo” que eso es lo que se pretende, simplemente vive y deja vivir, quizás con ese testimonio de que todo te resbale, como el agua a la mantequilla, estás interpelando más a tus agresores que ellos a ti… recuerda que, si los gatos somos conocidos por algo es por nuestra infinita paciencia y desdén…

No te estoy diciendo con esto que seas tonto, iluso, o pasivo (al estilo de la no violencia de GHANDI, por ejemplo) pero hay que darle a cada cosa su importancia: Por ejemplo, puede que en el colegio, tus compañeros te digan: “¡Maricón!”. Seamos sinceros, ni los niños que así te insultan, y puede que ni tú mismo de pequeño, supieseis entonces qué significaba eso, simplemente se trata de insultar por insultar, y los niños suelen emplear lo que nos parece más grave, más ofensivo y todos hemos sabido, desde pequeños, que lo más fuerte que se podía decir a alguien (lo que más regañaban siempre profesores y padres) era decir “maricón” o “hijo de puta” a alguien, aunque tampoco tuviésemos mucha conciencia de lo que fuese una puta, todos sabíamos que era algo muy gordo si los mayores se molestaban y nos regañaban tanto por decir esas palabrotas.

Sorprendentemente, aunque esta palabreja sobre mis espaldas ya no me abandonara en el colegio, ni en el instituto, ni en la universidad, aunque me haya afectado y la haya interpretado de forma diferente en cada etapa, nunca ha sido capaz de insultarme, nunca me he sentido ofendido por ella, es decir, nunca me he chivado a los profesores, ni a mis padres, de que alguien me haya dicho “maricón”, me he podido chivar de otros insultos, otras faltas u otras cosas, nunca de eso, quizás no lo vivía como un insulto, quizás al principio, de niño, tenía asumido que era la carga de desprecio que me correspondía (usando el epíteto más gordo, como hemos dicho) por ser diferente, ir a contracorriente, llevar la contra de la mayoría en el colegio, después en la adolescencia (desde los 14 a los 17 años) no me ofendía (ya empezaba a intuir que, aunque sin dejar de ser un insulto, algo de verdad había en ello) y ya cuando estaba haciendo Derecho en la universidad (desde los 18 a los 22 años) apenas era una anécdota –se supone que todos somos ya más maduros para atacar gratuitamente a los demás y para encajar mejor las cosas, insultos incluidos- y por lo tanto ya me resbalaba, me daba igual…

A la altura de mis 16 ó 17 años, en el instituto, yo ya sabía perfectamente que era gato, gay, homosexual, maricón… en estos tiempos ya el insulto si me jodía un poquillo más, no tanto por el insulto en sí, sino porque no podía distinguir cuándo me lo decían en plan “vamos a insultar gratuitamente al diferente” (yo seguía siendo empollón, listo, aplicado, educado, ajeno al deporte, nulo en gimnasia) o cuando me lo decían en plan “es que eres maricón”, porque si yo ya me había dando cuenta respecto de mí mismo, no controlaba muy bien quienes de entre mis amigos y compañeros podían haberse dado cuenta también, es decir, que lo que me atormentaba entonces era que cómo yo ya lo sabía, los demás pudieran intuirlo igualmente. Aparte del pequeño martirio de interrogarme constantemente acerca de quién lo sospecharía y quién no, o si se me notaba (nadie es consciente de la propia pluma, ni creo ser tan perfecto que no se me haya escapado nunca alguna, aparte del ya mencionado amaneramiento y gesticulación exagerada al hablar, que eso lo he tenido siempre y nunca he hecho nada por evitarlo), pasé el tiempo de instituto sin mayores complicaciones, que yo en aquella época nunca sentí la necesidad, ni remota, de tener novio, o establecer una relación más íntima con ningún otro chico, además de haber sido así (estamos en los principios de los años noventa) ¿con quién? ¿y dónde encuentras otro cómo tú, preguntando? Si ya me preocupaba que se me notase, menos me importaba estar pendiente a los mismos sentimientos de otros hipotéticos gays del instituto, menos mal que tampoco nadie, por aquellas fechas, hiciese nunca problema, ni en la familia, ni entre los amigos o compañeros, de no tener novia o tontear con chicas, ahora que caigo, o lo sospechaban y lo daban por supuesto, mejor no preguntar, o lo veían normal en mí, pues en general nunca he sido muy de salir ni de relacionarme con la gente en ese sentido.

Prueba de ello es que veraneando toda mi vida en Torrenueva, todos los años de mi infancia y adolescencia, con mis abuelos, desde Junio a Septiembre, único nieto que ha tenido ese privilegio, jamás hice amigos de mi edad en la urbanización, ni en el pueblo, pese a tantos años, y es que nunca he tenido necesidad de gente, siempre me he bastado para entretenerme con cualquier cosa yo sólo: leer, escribir, dibujar, ver la tele… nunca me he aburrido en la vida por más sólo que haya estado, claro que esto no es aplicable a todos vosotros, que a veces, he de reconocerlo, soy más raro que un perro verde, como se dice en ANDALUCÍA.

Sólo en el último verano, el verano de finalizar COU con 18 años recién cumplidos, antes de ir a GRANADA a estudiar a la universidad, ese Octubre, tuve la primera ocasión no sólo de reconocer que era gay, sino además manifestarme orgulloso (en el sentido actual de la expresión) de ello, es decir, de reafirmarme, sin miedos ni tapujos. Dos de mis mejores amigos (ellos eran justo un año mayores que yo, y estaban de vacaciones de su primer año universitario) un fin de semana de Julio, me invitaron a pasar con ellos ese fin de semana en la finca de uno de ellos en el campo, la excusa era celebrar el reencuentro después de que ellos se fueran a la universidad a GRANADA y yo me quedara en LINARES haciendo COU, y hacer lo normal de tres jóvenes sólos: Dormir sin horarios, comer guarrerías, hacer una barbacoa, reírnos, charlar, hacer el tonto, jugar al ordenador, etc, etc… Nada más inocente y, efectivamente, así fue, hasta la tarde del domingo, después de comer.

En ese momento, me sentaron en un sillón, y puestos los dos de pie, enfrente de mí, comenzaron a hablarme con estas extrañas palabras: “Mira, Andrés, hemos estado dudando hacer esto, pero al final nos hemos decidido porque somos tus amigos y te queremos, y no queremos que te hagan daño, porque la Universidad es muy cabrona, ya no es el colegio o el instituto, donde todo el mundo se conoce, ahora estarás entre perfectos desconocidos que van a ir por ti, a hacerte daño de verdad, por eso queremos darte estos consejos….” y a continuación entonaron una perorata que yo ya me sabía: que no fuera tan bueno con la gente, que no fuera tan crédulo, que no diera tanta confianza desde el principio de una amistad… todo eso ya lo sabía, no eran más que generalidades que ya había escuchado muchas veces, pero lo que de verdad me dolió fue la segunda parte de las recomendaciones: que no fuera tan expresivo al hablar, que no gesticulara tanto, que intentara ser “más hombre” en mis gestos y mis formas… porque lo que a ellos les preocupaba es que bastante fama de “maricón” ya me había creado en LINARES, en el colegio y en el instituto, para que esa estela me siguiese en GRANADA, en la Universidad, claro que ellos no compartían estas tesis, me las decían por mi bien… y entonces se hizo un silencio aterrador, se suponía que ahora yo tenía que decir algo a mis interlocutores, justificarme o defenderme, aunque en ese momento se escuchó un coche, era mi padre –que había coordinado con los otros padres que fuera él quien fuese a recogernos- así que no pude decir nada. El viaje de regreso fue un poema, yo en el asiento del copiloto con una indignación y un mosqueo grandísimo, mis amigos en el asiento de atrás, más tiesos y callados que un muerto, y mi padre intentando darnos conversación a los tres en vano.

Estaba indignadísimo… ¿Pero quiénes se creían éstos, camuflados de bien intencionados y amigos, para sacarme ese tema y hacerme esa encerrona? Pero, evidentemente no me iba a quedar sólo con mi enfado, tomé unos folios y escribí a los dos la misma carta, de mi puño y letra:

En ella, básicamente, venía a decirles que, en primer lugar, les agradecía el gesto de preocuparse por mí y haberme manifestado sus temores, pero que no pensaba hacerles caso, es decir, que no iba a cambiar mi forma de ser ni un ápice, porque quien quisiera conocerme lo haría, sin quedarse en las formas o en lo superficial, y quien quisiera insultarme lo iba a seguir haciendo cualquiera que fuera el motivo. Ellos mismos, que eran mis mejores amigos, eran la mejor prueba de que quienes de verdad me conocían no se fijaban en mis formas o maneras, por lo que no veía necesidad alguna en cambiar. De todas formas, les añadí, aún en el hipotético caso de que yo fuera gay (cosa sobre la que me estaba interrogando, no me daba la gana de reconocerlo aún ante ellos) no sería algo que dependiera tanto de las formas: Ahí tenían el ejemplo de Rock Hudson, del que nadie se atrevería a decir nada por sus formas, y sin embargo era gay, lo mismo que torres más altas han caído; finalmente les decía que si yo fuera gay, podían tener la seguridad de que nunca se lo diría a ellos, esa será vuestra duda, cabrones (sé que es un poco fuerte pero esas fueron las últimas palabras de la carta).

Evidentemente, escogí cuidadosamente el momento de dárselas, a uno de ellos se la di a pie del autobús cuando partía para GRANADA y al otro se la dí dentro de un libro que me había pedido prestado, también antes de regresar a GRANADA. No tenía yo ganas de que me calentaran la cabeza con la réplica… aunque lo cierto es que ambos, desde entonces, nunca jamás osaron sacar el tema. Se puede decir que esta fue la primera vez que salí del armario sin quererlo, pues había sido forzado por ellos, les di con la puerta en las narices y después, de nuevo, me metí dentro del armario. Pero aquel episodio me sirvió para reafirmarme un poquito más.

Con 28 años hubo un acontecimiento que me hizo salir del armario delante de mis padres… reconozco que puede parecer una edad tardía, y eso que mi novio y yo ya llevábamos varios años viviendo juntos como dos conocidos “compartiendo gastos” de cara a la familia, aunque tampoco se trata de que fuerces el momento, y en el fondo, no nos engañemos, unos padres que conocen a sus hijos siempre se lo imaginan… resulta que me operaban, y a mi novio al saber que era con anestesia, al vivir nosotros en Madrid, le daba cosa que mis padres no lo supieran, se lo dijimos y vinieron… había una prima mía presente, que luego –más tarde- me dijo que si éramos pareja, yo le pregunté que cómo lo sabía, ella me dijo que las miradas que nos echamos cuando me subieron al quirófano hablaban por sí solas… y que si mis padres no se daban cuenta era porque o eran tontos, o se hacían los tontos… aunque ya era hora que se lo dijese…

¿Salir del armario? ¿Y quién le pone el cascabel al gato? –como suele decirse- aunque he de reconocer que no fue tan malo como esperaba, lo dicho, ellos se lo imaginaban, en el fondo lo único que no querían era que sufriera, por el desprecio de los demás, por eso los padres disimulan, porque no quieren que al hacernos visibles podamos sufrir…. porque ellos quieren siempre lo mejor para nosotros…

Y por último, un consejo, creo que es el mejor que puedo daros… ser gato, gay, homosexual, o todo lo que ello implica, no significa necesariamente que tengas que seguir, de la misma manera, el modelo de vida que nos quieran imponer, como si de un uniforme se tratara, los propios colectivos LGTB… es decir, sé tú mismo, con tus ideas, con tus gustos, con tu pluma o no pluma, con tu promiscuidad o sin ella, con tus filias y tus fobias… ¡PERO SIEMPRE TÚ! Tan alienante es para ti el que te insulten, te desprecien o te den de lado por ser como eres, como el pretender que te sometas a unos esquemas que se suponen propios de un colectivo, de la gatunidad o de la homosexualidad… ¡Sé siempre tú mismo! Puede parecer una cosa evidente, una tautología, pero es el único consejo sabio que te puedo dar, si me equivoco, que la MADRE GATA nos corrija….

viernes, 3 de junio de 2011

Orgullosas de Ser Visibles

Mis amigas gatas me han mandado este video que hicieron hace un tiempo. Pero que guapas están todas!!! :)



Gata Madre

domingo, 29 de mayo de 2011

Boom de parejas gay para madres de alquiler en la India

Tener gatitos... Disfrutad de este texto!


Gato Periodista



Cada vez son más las parejas occidentales gays -especialmente de Estados Unidos- que contratan los servicios de una madre de alquiler en la India. Se ahorran burocracia y mucho dinero, mientras que mujeres de clase humilde acceden a llevar a un ser en su vientre cediéndolo nada más nacer. A cambio, estas mujeres reciben una buena cantidad de dinero para llevar adelante a su propia familia.


En un edificio inmerso en el caos de Hyderabad, a una hora en avión de Bangalore, el estadounidense Brad Fister, de 29 años, disfruta de la infinita dicha de ser padre por primera vez. Para lograr su deseo, Fister y su compañero, Michael Griebe, propietarios de una empresa informática, contrataron los servicios de una madre de alquiler en esta ciudad india, a miles de kilómetros de su hogar, en Kentucky (EEUU). La hija de la pareja, Ashton, concebida en un laboratorio con el esperma de Fister y el óvulo de una donante anónima, nació a mediados de febrero.


India es desde hace bastante tiempo uno de los principales países donde las grandes empresas contratan servicios que se pueden externalizar, como la atención telefónica al cliente, el apoyo tecnológico online y tareas relacionadas con la alta tecnología. Ahora los estadounidenses -y cada vez más las parejas de homosexuales- están siguiendo los pasos de las grandes corporaciones y comienzan también a “externalizar” algunos servicios reproductivos.


La práctica de contratar a una mujer en la India, o en algún otro lugar remoto, para que se le implante un embrión y geste un bebé es cada vez más pujante. Clínicas de fertilidad especializadas en este país continental ofrecen estos servicios mediante mujeres de clase humilde, a las que pagan para que gesten el hijo de familias occidentales.


Pero en los últimos tiempos se ha añadido una nueva dimensión a este tipo de práctica, ya que cada vez llegan a las clínicas de Hyderabad, Mumbai, Nueva Delhi y Bangalore más parejas de homosexuales de Estados Unidos y de otros países que quieren tener un hijo.


“India es una buena opción para los gays, porque este país es amable con los pacientes, no hay problemas legales y prácticamente no hay lista de espera”, explica el doctor Samit Sekhar, director del programa de madres de alquiler de la clínica Kiran, en Hyderabad. Además del bebé de Fister, la clínica de Sekhar ya ha traído al mundo a otros cinco hijos de parejas homosexuales. La factura por estos servicios es de unos 20.000 dólares por nacimiento, e incluye los gastos médicos y el pago de la madre de alquiler.


Los bajos costes de la India suponen sin duda un gran atractivo, asegura el doctor Gautam Allahbadia, que dirige la popular clínica Rotunda, en el suburbio Bandra, de Mumbai. “Incluso en una ciudad cara como Mumbai el precio es una décima parte de lo que costaría en Estados Unidos”, dice.


Richard y Paul son una pareja gay de Nueva Jersey que trabaja en el sector de las finanzas. Dicen que escogieron India por una cuestión de precio. “Nos sentimos como si nos hubiese tocado la lotería, porque tenemos dos gemelos sanos y preciosos por una mínima parte de lo que nos habría costado en Estados Unidos”, explica Richard.


El número de bebés que nacen de madres de alquiler se está duplicando cada par de años, según un cálculo oficioso de las clínicas. En la India, donde se habla inglés y donde profesionales y clínicas cualificados pueden ofrecer cuidados de primera clase a precios asequibles, este es un sector en pleno auge. En la India este tipo de práctica es legal, aunque no está regulado.


Las clínicas de fertilidad firman contractos vinculantes con las madres de alquiler, que ceden todos sus derechos sobre los bebés en cuanto nacen. A su vez, los padres que contratan los servicios de estas mujeres estampan automáticamente sus nombres y apellidos en los certificados de nacimiento de las criaturas.


Este aumento de las parejas del mismo sexo que acuden a la India para satisfacer su deseo de tener un hijo no deja de levantar ciertos resquemores en un país conservador, donde hasta hace tan sólo un año las prácticas homosexuales consentidas entre adultos estaban tipificadas como delito. Las clínicas y las agencias mediadoras no publicitan abiertamente los servicios que ofrecen a las parejas homosexuales. Aún así, un flujo constante de clientes llega al país a través del boca a boca o a través de anuncios en redes muy especializadas.


Allahbadia ha traído al mundo en Rotunda a unos 50 bebés de parejas gay, la mayor parte de Estados Unidos, y en estos momentos hay otros cuantos embarazos en curso. Cada una de las mujeres que aceptan ser un "vientre de alquiler" reciben entre 3.650 y 7.300 euros (de 5.000 a 10.000 dólares). Para unas mujeres que viven sin apenas recursos, ese dinero puede ser el que les permita educar a sus propios hijos, o a darles un techo seguro.


En un país que se está liberalizando con rapidez, algunos indios ven este tipo de negocio como otra consecuencia de los vericuetos de la oferta y demanda global. “Un bebé es un bebé”, dice la doctora Aloma Lobo, antigua responsable del la agencia gubernamental de adopciones india. Pero también se plantean cuestiones éticas sobre el hecho de que occidentales más ricos estén pagando a mujeres pobres y analfabetas a cambio de -al fin y al cabo- utilizar sus cuerpos. Los riesgos médicos a los que se exponen estas mujeres, y el daño emocional que supone dar al hijo que han llevado durante nueve meses, es considerado por los detractores del sistema como una explotación.


“La realidad es que en la India hay muchas mujeres que tienen problemas económicos, y que están prestando sus cuerpos a cambio de dinero”, reconoce C.P. Puri, ex director del Instituto Nacional para la Investigación en Salud Reproductiva de Mumbai.


Mientras tanto, las clínicas y los hospitales que ofrecen este tipo de servicios se enfrentan a un dilema moral diferente. Sekhar, en Hyderabad, se niega a atender a occidentales que quieren contratar una madre de alquiler por cuestiones de estilo de vida. “Si quieren usar este sistema porque tienen miedo a las estrías en la piel o a tener los pechos caídos, entonces no los aceptamos”, afirma.


domingo, 15 de mayo de 2011

martes, 10 de mayo de 2011

El Instituto Mexicano de Psicoanalisis avala cientificamente la adopcion por parejas gays

Ilustrísimos felinos,


Les adjunto este bello informe del Instituto Mexicano de Psicoanálisis donde dicen que ser gato es tan patológico como que te gusten las sardinas en aceite. Disfrútenlo y no me pierdan tanto aceite!!


Profesor Miau


Este es un articulo hecho por el Instituto Mexicano de Psicoanalisis, donde expone la realidad y la verdad absoluta sobre los matrimonios gays y adopciones por parte de padres homosexuales. Mismo que revierte las mentiras de organizaciones malignas como lo son Provida y Uno más una.
El sustento es cientifico, comprobado y comprobable por todos los medios, tanto psicologico, biologico, social, cultural, económico, etc o sea que no hay error en nada, y demuestra la ineficiencia del clero y de organizaciones como las antes mencionadas.


Posicionamiento del Instituto Mexicano de Psicoanálisis sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo.


A la luz de los recientes debates en torno al matrimonio entre personas del mismo sexo el Instituto Mexicano de Psicoanálisis se une a la Asociación Americana de Psiquiatría, la Asociación Americana de Psicología y la Organización Mundial de la Salud para reafirmar que la homosexualidad no es una enfermedad, sino una de las muchas formas de comportamientos sexuales. Es por ello que nos parece importante apuntar lo siguiente:


Por muchos años, la estigmatización de las personas con una orientación sexual distinta a la heterosexual se apoyó en una patologización médica: el status de enfermos de estas personas servía como base para negar derechos násicos y un trato social digno. Sin embargo, desde 1974 la comunidad psiquiátrica removió a la homosexualidad de la lista de desórdenes mentales del Manual de Diagnóstico y Estadístico de Desórdenes Mentales. En otras palabras, desde hace por los menos 36 años la homosexualidad ya no es tratada como una enfermedad psiquiátrica-científica.

Ello implica, por un lado, que la salud mental de una persona no depende de su orientación sexual. La capacidad de formar vínculos amorosos, de platearse metas y cumplirlas, de madurez y responsabilidad no varía de una orientación u otra. Se trata de personas, que establecen vínculos afectivos y amorosos como cualquier otra.


Este Instituto sostiene que no existe sustento médico, ni científico razonable para seguir negando derechos a las personas homosexuales. Todo lo contrario: creemos que reconocer derechos y combatir la discriminación que sigue sufriendo este grupo de la población en México es una labor fundamental que ocupa a gobierno y sociedad.


Para el instituto el derecho a casarse y a adoptar, como pareja, a menores, son derechos que no deben, ni pueden ser discutidos con base en argumentos que pongan en entre dicho la salud mental de las personas homosexuales y lesbianas en una relación de pareja.


Los estudios internacionales, de asociaciones psiquiátricas y psicológicas estadounidenses, canadienses, españolas, francesas y británicas y de otros países han sido pioneros en reconocer derechos a las parejas del mismo sexo, indican que no hay evidencia empírica que indique que las parejas del mismo sexo no sean aptas para la crianza de un niño niña.


Por el contrario, los abundantes estudios científicos señalan que los hijos y las hijas de parejas del mismo sexo pueden crecer tan sanamente como los hijos e hijas de una pareja de distinto sexo y en muchos casos hasta mejor.


El Instituto Mexicano de Psicoanálisis solicita al gobierno Mexicano que trabaje y consolide políticas que ayuden a los niños y niñas criados por parejas del mismo sexo para que puedan tener un desarrollo óptimo y seguro en el ámbito social, ya que su bienestar depende tanto de sus familias nucleares, como también de las condiciones de su entorno social.


Exhortamos a la sociedad y al gobierno a trabajar para consolidar una sociedad mucho más madura, incluyente, que reconozca y respete su diversidad, elementos todos de un país y una sociedad democrática, a pensar en respetar a las personas homosexuales en lugar de pensar “curarlas” o erradicarlas.


Fuente: Instituto Mexicano de Psicoanalisis: ODONTOLOGÍA 9 COL, COPILCO UNIVERSIDAD CP 04360 MEXICO D.F. TEL. 56 82 98 22 FAX 56 59 35 24

sábado, 7 de mayo de 2011

Norma y Ramona: una historia de amor y triumfo

Qué lindas estas dos gatas, 31 anos juntas y por fin han podido casarse. Una historia de amor y triumfo.

Gata Madre


miércoles, 4 de mayo de 2011

El acoso en las escuelas dominicanas

Un fascinante artículo sobre el bullying escolar, haciendo hincapié sobre la situación en la Republica Dominicana. Como veis: afilad vuestras garras porque hay mucho por lo que luchar.

Gato Periodista




El bullying es tema mundial. Empezó a llamar la atención de los especialistas en los años 70 y poco a poco se fue tomando en las aulas. Hoy, es un problema que aumenta y que puede llevar al suicidio de los niños y adolescentes que lo sufren. República Dominicana no es la excepción.

Tenía 10 años, una figura redonda y lentes que enmarcaban su mirada infantil. Su uniforme siempre estaba planchado y sus zapatos, lustrosos. Era un "nerd" por fuera, homosexual por dentro, y sus compañeros de colegio lo habían notado hacía años. Fausto González (23, estudiante de administración hotelera) era el blanco perfecto para ser víctima de bullying: "Me golpeaban para verme correr y pedir clemencia, me ponían apodos ofensivos -"niña" era lo más suave que me decían-, me garabateaban la mascota con insultos, me excluían de grupos y juegos, me hacían llorar. Era una tortura".

Ese particular día, recuerda, resbaló en el piso mojado "La niña se cayó, la niña que no se quería mojar", armaron burla sus compañeros. Por algún motivo, ese instante caló más hondo que la mochila de acoso que cargaba a diario. Llegó a su casa a llorar, a escondidas de sus padres o de cualquier otro que pudiera enterarse del suplicio que duraría hasta sus 15 años, cuando finalmente se cambió de colegio.

"Cosas de niños", era la consigna de entonces frente a los conflictos entre estudiantes. Una consigna que permanece latente incluso hasta el día de hoy en profesionales del área, y que hace la vista gorda a un problema que genera niños depresivos, de baja autoestima, aislados de sus pares y con un menor rendimiento académico. Niños con el futuro herido y la infancia robada.


Esos difusos límites

El acoso escolar, o bullying, "se está convirtiendo en una realidad acuciante de la realidad escolar en todo el mundo" advierte el psicoterapeuta argentino Rolando Martiñá en su libro "La comunicación con los padres" (2007). La complejidad del fenómeno ha llevado a distintos estudios a presentar cifras contradictorias sobre el porcentaje de víctimas en la población escolar mundial, a lo que se suma la dificultad de detección del problema.

Porque, ¿qué es, realmente, el bullying? ¿Cómo se diferencia de los relajos cotidianos que todos recordamos de la escuela? Dan Olweus, considerado el primer investigador científico sobre el tema, acuñó la definición en los años 80: "Un estudiante sufre de hostigamiento escolar o es victimizado, cuando es expuesto en forma reiterada y a lo largo del tiempo, a acciones negativas por parte de uno o más estudiantes".

Martiñá aclara: "El maltrato puede consistir en agresiones físicas, daño a objetos personales, pequeños hurtos, amenazas, burlas, insultos, aislamiento, difusión de calumnias o cualquier recurso destinado a someter a alguien a una situación de inferioridad y humillación". A esto se suma la versión cibernética, o cyberbullying, que incorpora las nuevas tecnologías al hostigamiento y facilita el trabajo del acosador mediante el anonimato.

Rafaela Burgos, psicóloga clínica, resume: "No es una cuestión casual. Tú puedes tener dificultades con un compañero de clases a raíz de un incidente, y tal vez se llega a los golpes o insultos, pero hay un motivo que se puede identificar. En el bullying no se puede identificar un motivo: la única razón es que este niño tiene características diferentes, que van desde la timidez o escasas habilidades sociales, hasta un niño físicamente distinto o con limitaciones". Yo le di porque vino con un sombrero muy feo, es el tipo de razonamiento sin sentido que esconde el golpe.


La agresión dominicana

El país no es impermeable al bullying. En el "Estudio de Convivencia Escolar en República Dominicana" (2008) realizado por el Instituto de Evaluación y Asesoramiento Educativo (IDEA), se obtuvieron cifras que reflejan que sí, los estudiantes de hoy están sufriendo dentro de las aulas. Consultados sobre si reciben algún tipo de maltrato de parte de sus compañeros, un 20,2% de los alumnos reconoció ser víctima del robo o rotura de sus cosas, y un 16,7% mencionó el "ser insultado y ridiculizado" de forma permanente.

Coincidente con las investigaciones internacionales al respecto, los abusos suelen darse en estudiantes de entre 9 y 14 años. El acoso psicológico es el más común -y el más difícil de detectar-, mientras que la agresión física es la menos habitual. Los hombres sufren más que las mujeres, pero estas últimas son maestras en mover los hilos del terreno emocional.


Señales

Ximena (38, comunicadora), bien sabe de qué son capaces las niñas. Lo recuerda desde el anonimato de su nombre ficticio:Callada, tímida y pasiva, se convirtió en el pasatiempo de un grupo de niñas de su escuela. La exclusión, los sobrenombres y la obligación de hacer mandatos marcaban la tónica: "Se burlaban, sobre todo en el bachillerato, porque estaba rezagada en materia de amores y mis cosas eran de niña todavía, nada de maquillaje ni coqueterías. Las demás me llevaban muchas horas de vuelo en eso. Yo era 'la monjita' o 'la niñita".

La anécdota en cuestión podría no pasar a mayores, si no fuera por un detalle: "Yo evitaba a esas compañeras. Hubo una época en que me dio por no ir al recreo. Me quedaba en el aula con las dos únicas amigas que tenía, yo apartada, mientras veía a las demás divertirse en grupitos chismorreando. A veces quería participar pero no me atrevía por no hacer el ridículo o decir algo que las demás no aprobaran. Mejor me mantenía al margen".

La misma estrategia de aislamiento utilizó Juan Jiménez Coll (50, arquitecto) cuando comenzó el bachillerato. Después de haber sido asediado continuamente desde primer grado por su homosexualidad, eligió la protesta silenciosa: "Un día me paré al lado de unas columnas que daban hacia el patio del recreo. Y me paré ahí siempre, todos los días en el recreo, hasta que acabó el colegio. Recuerdo que pensaba 'quizás, en algún momento, alguien me pregunte por qué lo hago". Nunca nadie le preguntó. De haberlo hecho, él habría confesado la angustia que le causaban las burlas y los golpes que sus compañeros le daban.

El autoexilio de las víctimas es habitual en estas situaciones. "El niño que se va donde el profesor durante el recreo, que no tiene con quién jugar, que merienda o se queda solo jugando con una pelota, o dice que va a hacer la tarea para avanzar... todas esas son señales de que no está siendo aceptado en el grupo y hay que investigar para determinar si existe bullying detrás de esa situación", dice Burgos.

La angustia y la depresión son otros indicativos: "Los niños que viven esta experiencia muchas veces no quieren ir a la escuela y se les suele diagnosticar fobia escolar cuando lo que están pasando es una situación concreta", cuenta Burgos. Y Coll reconoce: "Las burlas me deprimían. Yo llegaba a casa con una ansiedad tremenda sabiendo que tenía que ir al día siguiente a clases. Siempre tenía ese dolor aquí en el pecho, un miedo a ir al colegio: quién me va a atacar hoy, quién me va a relajar, frente a qué voy a tener que defenderme... yo me enfermaba".

El resultado a largo plazo, para Coll, fue casi inevitable: "Lo que más resiento es que no conservo amigos del colegio. No los tengo. Inclusive ahora, han hecho reuniones de ex alumnos y no me han invitado. Ellos se juntan y se buscan, y yo no existo. Fue una época que simplemente viví y no tengo las experiencias, recuerdos o amistades que otros tienen".


El otro lado de la moneda

Carlos (25, productor de eventos) suelta una risa nerviosa y pide un nombre ficticio para dar su testimonio. Tiene fresco en su memoria su época de bully escolar, y hoy reconoce que le avergüenza.

Su agresión comenzó como mecanismo de defensa frente al acoso de sus compañeros. Recién llegado al colegio, a los 11 años, fue recibido con burlas por su sobrepeso. "Me decían 'Moby Dick' todo el día, todos los días. A la semana tomé medidas. Me sentía 'miércale, soy nuevo aquí y quisiera tener panas... tengo que hacerme respetar".

Haciendo caso omiso a las recomendaciones de los profesores ("no les hagas caso"), eligió ser el primero en dar el golpe, en una actitud que el estudio de PLAN, "Aprender sin miedo" (2008) califica como una de las posibles consecuencias de las víctimas de bullying: "[Algunos] reaccionan de manera agresiva. En un esfuerzo por recuperar su condición, algunas veces hostigan a otros compañeros de clase".

Carlos se ensañó con los compañeros diferentes y más vulnerables. "Había uno que era medio amanerado, otro que era flaco y blanco, de pelo rubio pero malo -a ese lo relajaba diciéndole 'albino'-, otro que era medio loco y yo lo metía dentro del zafacón. A los de cursos más pequeños les quitaba la merienda". Y agrega: "Cuando molestaba a los compañeros, me sentía bien, que me respetaban". Los profesores no intervenían: como buen acosador, buscaba los momentos en que no hubiera presencia de adultos.

A los compañeros que le devolvían, Carlos los dejaba en paz. "Un niño que se va perfilando como agresor comienza siendo agresivo con la mayoría, y elige al más frágil como su blanco principal, porque otros le responden", explica Burgos. "Es un tema de poder, no solo de tener una actitud agresiva con la gente en general. En muchos casos, lo que hace el agresor es quitarle la merienda a la víctima aunque no la quiera, para demostrarle que tiene poder. Está buscando sentir que los demás lo admiran, que tiene un lugar especial en el grupo".


El papel que jugamos en esto

"Es importante el rol que juega el público en el tema del bullying. Los observadores a veces no son tan observadores: en muchas ocasiones estimulan e incentivan al agresor. Tienen un papel fundamental", cuenta de entrada Rafaela Burgos. A su juicio, para prevenir el acoso el público tiene una función tanto o más relevante que los mismos protagonistas: "Los observadores muchas veces entran en disonancia porque pueden no estar de acuerdo con lo que se le hace al compañero pero no se atreven a intervenir porque tienen miedo de ser agredidos ellos mismos. Ese grupo necesita saber que puede hablar del tema. Por eso es importante hablar de esto en la escuela, para que todos sepan que esto puede pasar, que si pasa hay que decirlo. Hay que abrir canales de denuncia dentro de la escuela, e integrar de manera más abierta el trabajo con padres, maestros y niños".

Son importantes los modelos: si en su entorno el niño ve que los adultos se denostan a otros por motivos raciales, sexuales o físicos, eso es lo que aprenderá. Al final del día, un niño será abusador si la sociedad en que está inmerso, lo es. Da para pensar.

En su libro "La comunicación con los padres", el psicoterapeuta Rolando Martiñá destaca algunos de los rasgos que suelen presentarse en los protagonistas del bulllying:


Acosadores:

Tienen problemas de autoestima
Por alguna razón no pueden destacarse de otro modo
Provienen de familias donde la violencia se considera normal para resolver problemas
Son mayores o más fuertes que la mayoría de sus compañeros
Son líderes carismáticos, por admiración o temor
Por lo general son extrovertidos, impulsivos
Pueden estar vengándose de abusos sufridos
Pueden estar movidos por la envidia
Tienen dificultad para reconocer los sentimientos propios y ajenos


Acosados:

Son tímidos, temerosos
Son menores, más débiles o torpes que la mayoría de los compañeros
Pertenecen a alguna minoría dentro de la mayoría del aula: de género, étnica, social o de preferencias, por ejemplo, un varón que no gusta del fútbol
Son solitarios, no tienen amigos
Por lo general, son introvertidos
Son recién llegados
Tienen alguna desventaja física
Se destacan intelectualmente y provocan envidia
Son poco asertivos, acceden rápidamente a otros para "evitarse problemas"
Alguna vez denunciaron maltrato y quedaron etiquetados
Tienen gran necesidad de ser aceptados por los demás
Suelen creer que soportar pasivamente las adversidades es la mejor forma de lidiar con ellas


"Los estudios demuestran que los niños y las niñas que son víctimas de hostigamiento escolar tienen cinco veces más probabilidades de tener depresión que sus pares, y que las niñas que lo sufren tienen ocho veces más probabilidades de suicidarse".PLAN: Aprender sin miedo (2008)

Un estudio realizado en República Dominicana develó que un 20,2% de los alumnos ha sido víctima del robo o rotura de sus cosas, y un 16, 7% se ha sentido insultado y ridiculizado de forma permanente.

Hay un mundo de diferencia entre las bromas estudiantiles y el bullying: este último es sistemático y deja en evidencia a una víctima y a uno o más acosadores, que son siempre las mismas personas.

Más información: www.planrd.org


Fuente: DiarioLibre.com ( http://www.diariolibre.com/noticias_det.php?id=287422&l=1 )

lunes, 2 de mayo de 2011

Famílias Gatunas (4)

Nicola y Gemma tienen una niña y son la cuarta familia gatuna que os presentamos.

Gata Madre

martes, 26 de abril de 2011

La mayoría de los católicos que asisten semanalmente a Misa apoyan el «matrimonio» gay


Una encuesta encontró que los católicos sobrepasan a otros cristianos, e inclusive al público en general en su apoyo a las uniones homosexuales. Espero que os guste, amigos gat@s!!!

Gato Periodista

El apoyo al “matrimonio” del mismo sexo y a las uniones civiles es alto entre la población católica, aún considerando a la mayoría de católicos que asisten semanalmente a Misa, según un sondeo dado a conocer este mes.

La encuesta realizada por el Public Religion Research Institute (PRRI) [Instituto Público de Investigación sobre la Religión] encontró que los católicos sobrepasan a otros cristianos, e inclusive al público en general en su apoyo a las uniones homosexuales, tanto al “matrimonio” de personas del mismo sexo como a otras uniones similares al matrimonio y que son reconocidas por el Estado.

Los resultados entre los católicos se dividieron entre los que asisten semanalmente o más a Misa (38 por ciento de los católicos), una o dos veces al mes (20 por ciento), o con menor frecuencia (41 por ciento). El apoyo al “matrimonio” de personas del mismo sexo fue mucho más elevado entre el último grupo, con el 59 por ciento del apoyo, y sólo el 16 por ciento contra todos los tipos de uniones homosexuales.

Pero inclusive entre los que asisten semanalmente o más a Misa, sólo el 31 por ciento estuvo en contra del reconocimiento legal de las uniones homosexuales, el 26 por ciento a favor del “matrimonio” de personas del mismo sexo y el 38 por ciento a favor de las uniones civiles.

La encuesta PRRI fue financiada principalmente por la Fundación Arcus, que fue fundada por Jon Stryker, el multimillonario a favor de los derechos de los gays.
Aunque un experto citado por la Catholic News Agency [Agencia Católica de Noticias] cuestionó la falla del estudio al citar un margen de error, dijo que los resultados fueron en general “muy coherentes” con otros datos disponibles públicamente sobre el tema.
“Con el tiempo ha habido un creciente porcentaje de personas que están de acuerdo en concreto con las preguntas sobre las uniones civiles y el matrimonio, algo que hemos visto en las encuestas. Mucho de esto lo vemos en términos de las diferencias generacionales”, dijo Mark M. Gray, Ph.D., director de CARA Catholic Polls [Encuestas Católicas CARA] e investigador asociado del Centro para la Investigación Aplicada en el Apostolado de la Universidad de Georgetown.

Algunos han reconocido que los datos son una sombría llamada de atención para los pastores católicos que han guardado silencio en lugar de abordar el problema cada vez más controvertida de la moral sexual.

Monseñor Charles Pope, de la arquidiócesis de Washington, señaló en un blog post el miércoles que “con la combinación de una cultura turbulenta y un púlpito tranquilo y el aula, no es de extrañar que las recientes estadísticas muestren que un número creciente de católicos no tienen la fe católica cuando se trata de cuestiones morales, especialmente las sexuales”.

Si bien la cultura moderna “vocifera promiscuidad y toma como normales tanto las expresiones heterosexuales como las homosexuales de la misma”, dijo Pope, el clero y los catequistas en tanto no proporcionan fuertes argumentos en contra y mantienen “bastante silenciosos y vaguedad al respecto”.

“Pienso que en la Iglesia tenemos que aceptar que se ha producido un cambio generacional, tanto en la Iglesia y en la cultura. Y ha sucedido en nuestro reloj”, escribió.
El sacerdote reflexionó que la Iglesia en Estados Unidos guardó silencio desde hace mucho tiempo sobre la ruptura de la familia, especialmente comenzando con la implementación del divorcio sin culpa a finales de 1960, abandonando a los líderes “en la lucha para enseñar a los fieles de nuevo los fundamentos del matrimonio”.
“Sí, hemos vuelto tarde a la batalla”, escribió Pope. “Pero debemos empezar”.

Escribió que “mientras lo hacemos, nos aplicarán toda clase de nombres a través de una cultura que ahora encuentra que el Evangelio y su visión moral son desagradables, incluso odiosos. Será nuestra tarea proponer de nuevo el Evangelio en formas creativas y reflexivas, y presentar por qué tiene sentido y que no es para nada odioso”.


domingo, 24 de abril de 2011

Feliz Domingo de Resurección!

Feliz Domingo de Resurección, mis gatines. Y que Dios este con vosotros y con todos sus hijos del Callejón.

Gata Madre

jueves, 21 de abril de 2011

Testimonio escrito (III) - Nicolás (Chile)

Os presento al gato Nicolás que nos maúlla este testimonio desde Chille. Os advierto que es bastante duro, pero espero que os haga pensar. Gracias Nicolás! El Callejón siempre será tu casa.

Gata Confesora



Me llamo Nicolás, no diré apellidos, tengo 14 años y a pesar mi corta edad he podido experimentar lo que significa ser diferente y sus consecuencias. Yo vivo en Chile, un lugar donde ser fuerte y sobrevivir cuesta: a mí me ha costado demasiado.

A los cinco años empecé el colegio para cursar primaria. Allí todo el mundo me quería como a un niño más. Desafortunadamente, al cabo de un par de años tuve que cambiarme a otro, donde los problemas comenzaron. Los otros chicos me odiaban porque me juntaba con chicas. No entendía porque, a mi me encantaba juntarme con ellas: conocerlas más y poder entenderlas. Los primeros años, jugábamos a ser parejas, siempre jugaba con las chicas que hallaba lindas, les daba besos e incluso pude estar con una de ellas más de 3 años, jugando.

A los ocho años me gusto la primera niñita, por entonces aun no me atraían los chicos. No obtente tuve un único amigo, con el que compartía mis gustos por la animación japonesa, la música, etcétera. Siempre participábamos en actos: cantábamos y recitábamos poesía Mis compañeros no soportaban eso, me envidiaban por sobresalir y hacer cosas que ellos no podían. Por eso me tenían completamente ignorado, como a un bicho raro.

A los nueve años entré al cuarto curso, y entonces fue cuando las cosas se empezaron a poner muy feas: comenzaron a insultarme. Me hacían sentir tan mal, extremadamente mal ¿Que había hecho yo para merecerlo? Al parecer, la causa era que yo me juntaba con las niñas que a ellos les atraían, de ahí comenzaron todos los chismes, de que yo era una "Niña" y que era "Gay". No lo aceptaba, pero tampoco respondía golpeando, siempre me gustó ser pacifico y no golpear, menos por cosas estúpidas, por lo cual me aguante los primeros insultos hasta que empezaron a extenderse por todo el colegio y comencé a ser el tema del año: nadie quería juntarse conmigo, me elegían de los últimos en grupos de gimnasia y empecé a ser severamente discriminado y aislado por los otros chicos. Esta situación siguió durante varios años. Dejé de querer ir al colegio, me hacía el enfermo, o bien me iba a casas de amigos o cualquier otro lugar bien lejos del colegio ya que no aguantaba el apodo “gay”. Por supuesto, mi rendimiento escolar cayó en picado.

Cuando cumplí los diez años finalmente pasó algo sorprendente para mí: me atrajo el primer chico! Fue muy extraño porque mis gustos por mujeres se deshacían mientras que los hombres aumentaban. Pero aún así, no me aceptaba a mi mismo como homosexual: solo tenía 10 años!

En séptimo curso (a los doce años) me di cuenta de que era gay. Aunque no lo dije a nadie, de cara a los demás era hetero. En ese año también tuve mi primera pareja gay, y por primera vez me sentí feliz como si estuviera en el cielo... después de tantos años de soledad, la vida me ofrecía esperanza y alegría. Pero ser feliz era demasiado pedir, y pronto desperté de aquel dulce sueño. Un día me enteré de que mi chico flirteaba por Messenger con chicas, quedaba con ellas para besarse a escondidas de mi. Y fue con ese chico con quien tuve sexo por primera vez. Era maravilloso, sentir alguien amándome a mi lado. Me di cuenta que solo me quería par tener sexo, lo cual también hacia con otras personas. Y yo que lo amaba tanto… hizo que mis sueños se convirtieran en pesadillas. Yo lloraba todos los días escondiendo mis lagrimas ante mi familia, nunca nadie supo de aquella relación, ni del sufrimiento que me produjo la ruptura. Tampoco supo nadie que en aquellos días consideraba a menudo terminar voluntariamente con mi vida.

En varias revistas, en series de televisión, … leí que tener sexo quitaba la depresión y cosas así, fue entonces cuando comencé a practicar sexo con gente. No solía decir que no, el sexo en sí no estaba mal, pero yo lo que buscaba era sentir la presencia, el interés y el cariño de alguien a mi lado. Aunque fuera un extraño que solo me quería por mi cuerpo. La vida no me ofrecía nada mucho mejor que eso.

Hasta entonces, aunque no tenía amigos podía contar con en el amor de mi familia. Pero por alguna razón, ese último refugio de tranquilidad que me quedaba también cambió drásticamente: mi familia empezó a dar claras muestras de cruda homofobia: hablaban a diario en contra de los homosexuales, despreciándolos, mi mamá decía abiertamente que no dudaría en echar de casa a su hijo si se enterara de que era homosexual. Por eso yo guardaba mi secreto conmigo, intentando que nadie se enterara, no levantar sospecha… Pero finalmente no pude más y tuve que confesárselo a mi mejor amiga. Ella me entendió y eso me hizo sentir muy bien, como si me sacara un peso de encima. Así, poco a poco fui contándoselo a otras personas: mis amigos más confiables y a mi sobrina que hasta el día de hoy es la única en la familia que sabe. Cada vez me sentía más feliz y los comentarios de mis compañeros ya no hacían tanto efecto, aunque gimnasia seguía siendo un lío y faltaba igualmente a aquellas clases.

A los trece años, a música era mi vida, no tenía nada, me sentía cada vez más alejado de mi familia y aunque mis amigos me dijeran varias cosas lindas esto no lograba ayudar por lo que recurrí a la música y posteriormente en buscar a alguien, un ser que me acompañara y con el cual poder contar todos mis secretos, hasta los más dolorosos. No había nada mejor que buscar una mascota, un gato fue lo primero que pensé pero mi familia no me dejó tener uno. Me sentía tan solo a pesar de haber contado mis secretos a mis amigos... pero aún así seguía con mi rostro en alto, sabía que algo bueno ocurriría algún día. Meses después llego el aviso de que la mascota de mi sobrina iba a tener cachorros, momento perfecto para escoger uno, por lo tanto una vez los cachorros vieron la luz pude elegir, y al que elegí fue al más débil y unos días después murió. Comencé de nuevo a sentirme solo, me apoyé en mis compañeras y pude sentir que los problemas se iban, pero llegaban cada vez peores.

A los catorce años pasé por la etapa más tristes de toda mi vida. Simplemente mis ánimos bajaron y volví a rechazarme, no podía verme al espejo y no me cuidaba, solo esperaba que todo pasara rápido, perdí a gente, mucha gente que se decían llamar “amigos” , por un acontecimiento que ocurrió no hace mucho, tuve una pelea con mi “mejor amigo” y el círculo de amistades en el que estaba decidieron seguir a aquel tipo sin escuchar mi historia, me odian y me desprecian, eso me marcó mucho: me tiraba en la cama y lloraba sin que nadie se diera cuenta ya que pensaba que nadie le gustaría saber lo que me pasaba. Tampoco le podía contar a mi mamá ya que tenía miedo, mucho miedo, solo le decía “Necesito a la psicóloga, necesito a la psicóloga” cuando me encontraba llorando.

Al final un dia no aguante mas y explote! Fue una tarde que estaba en casa de mi sobrina. Yo estaba en su habitación, sollozando yo solo. Entonces ella entró a la habitación de repente y me preguntó que ocurría. Yo no pude más y le dije:
- No quiero aceptarlo – Aguantando lágrimas, haciéndome el fuerte
- ¿Qué cosa?
- Que mi vida es una mierda… ¿Qué es lo que hice mal, que hice para merecerme esto?
En ese entonces, me rodeó con sus brazos y yo me desahogue como nunca lo había hecho, grité y creo que más de alguien en la casa se dio cuenta…

Mi autoestima en los días siguiente marcó el cero absoluto, me encerraba, colocaba la música fuerte, cerraba las cortinas y todo se quedaba oscuro como quería, me acostaba y lloraba más, aun más, de vez en cuando empezaba a golpear la pared y observaba constantemente las cajas de pastillas, no había nadie que me viera en ese momento así que lo podía hacer, eran tan solo segundos, solo unos pocos segundos, no habría dolor… pero a pesar de todo no lo hice porque debía saber que ocurriría en el futuro.

No he acudido a ninguna organización para gays, ni a psicólogos, ni nada. Sé que superar todo esto si encuentro buenos amigos. Pero sin amigos… puedo pintar mi paisaje solo, sin dedos ni manos. Todos tienen una hoja de papel en blanco al nacer, y para poder pintar en la hoja, hay que dibujarlo y para dibujarlo hay que sobrevivir y vivir hasta el último segundo. Una vez hayas vivido todo, puedes ver que tu paisaje es lo más bello que existió en este mundo.

Actualmente sigo sufriendo bullying cada día. Ya no con mis compañeros de clase, sino con gente de otros cursos superiores. Pero ya me da igual. Como dijo mi profesora “Ser homosexual es un duro camino y más aún si se sale del ropero, tomar esas decisiones es solo para los valientes y para los que están decididos a vivir la vida.” A día de hoy, la mayoría de la gente que conozco sabe mi realidad

Mi familia aun lo sabe. Tengo miedo, mucho miedo, de cómo reaccionará mi mamá, mi padrino y el resto de mi familia. No sé si me insultarán, me rechazarán o simplemente me echaran de casa para no hacerse más problemas. Como digo mi sobrina, que es la única en la familia que lo sabe, algún día sacaré mi realidad y cuando llegue ese día sabré si en realidad mi familia me amaban o me simplemente querían que fuera una persona hecha a su medida, que encajase con su ideal de hijo.

Siempre pensé que el arte podía solucionar cosas, y bueno, solucionó algo mi vida, aprendí a aceptarme tal como soy, eso fue gracias unas canciones que me hicieron sentir bien, aliviado y dispuesto a vivir la vida... The best thing about me is you y Born this Way. Perdí y gané amigos, pero ahora hay personas que me entienden y apoyan. Además lo que importa es que puedo vivir mi vida como soy y no mostrar mi lado falso a la gente ya que eso perturba mi vida y me hace sentir... insatisfecho conmigo mismo. Pasé una depresión, estuve solo, sufrí bullying, me traicionaron y me engañaron, tuve sexo, perdí amigos, perdí compañeros en la vida... Pero sé que mi vida aún no termina así, será mejor algún día... Soy humano, igual que todos nosotros, Dios me hizo perfecto, me hizo para sobrevivir y ser fuerte. Sé que si me drogo y tomo, me suicido o me escondo, no encontraré lo que quiero, sino que serán más obstáculos. Yo quiero encontrar la felicidad y para encontrar esa felicidad debo seguir adelante, se que algún día la encontraré, se que Dios no hizo mi vida trágica, la hizo para ver si soy fuerte o débil. Suicidándose no se arreglan los problemas, solo harán que un alma no pueda encontrar la felicidad. No soy Dios para saber mi futuro, pero de lo que estoy seguro es que algún día será mejor, mucho mejor... Aceptarme como soy, yo nací así y vivo para ser fuerte y encontrar esa felicidad que iluminará hasta el más mínimo rincón de tristeza.

Pero ahora soy feliz… Vivir es difícil, aun mas si no tienes manos para poder levantarte ni para poder dibujar un paisaje.

Para mí ser homosexual es muy difícil, las realidades que llevo dentro de mí son un gran peso, pero vivir así significa ser fuerte, vivo la vida para ser fuerte y para demostrar que yo soy valiente. Mi vida va a mejorar!